Las palomas: una plaga silenciosa que invade las ciudades

Publicado por :
6
ago

Las palomas son aves que muchos consideran hermosas, cuando están en bandadas; es normal verlas en las ciudades, siendo alimentadas en plazas y parques; pero lo que pocos saben, es que son un problema que solo el control  plagas, puede resolver.

Sin embargo, la mayoría de las personas no entienden la enorme necesidad que las ciudades tiene de empresas, como Ant Control de Plagas, para evitar la proliferación de palomas y todo lo que traen consigo, un grupo de animales pacíficos; que los niños adoran alimentar.

Por eso, es importante crear consciencia sobre los peligros que trae está plaga a las urbes.

¿Por qué son una plaga?

La palomas son aves que por naturaleza tienden a agruparse, lo que provoca que vivan en bandadas, es decir, grandes concentraciones de aves. Estas suelen alojarse en puntos transitados de las ciudades, porque es allí, donde pueden conseguir alimento, sin tener que competir con otros animales.

Esto provoca que su número aumente muchísimo, porque no tienen muchos depredadores. Además, cuentan con los recursos más importantes para reproducirse, alimentación y refugio.

El problema de la adaptación de estos pájaros al medio urbano y que los hace blanco del control de plagas en Majadahonda, es que no sólo se pasean por plazas, sino que comienzan a invadir los techos de los edificios públicos y privados, causando que se llenen constantemente de excremento.

El peligro de las palomas

Las palomas son una plaga común que ocasiona varios males, el primero evidente, el deterioro de las estructuras, ya que, tienen una ácido corrosivo en sus excrementos que daña edificios, coches, ropa, pintura, etc. El segundo mal llega con el tiempo, pues, las deposiciones de las palomas son las causas de innumerables enfermedades en los seres humanos.

Para los edificios

Las palomas anidan en los espacios que encuentran es los techos y canales de desagüe de casa y edificios. Esto es un gran problema, porque las aves no salen a depositar sus excrementos en otro lugar, sino que usan el mismo nido. Se ha calculado que durante un año una sola paloma, puede producir unos catorce kilos de materia fecal.

Todo eso se acumula en los techos, pero multiplicado por mucho más, pues, en una casa mediana pueden anidar hasta una docena de palomas. Limpiar estos lugares, es difícil debido al complicado acceso, por lo que, las personas, a veces no son consientes de lo que se acumula en el techo.

Gracias a la propiedad corrosiva del excremento, la estructura se va debilitando y con el tiempo se abren grietas y huecos, que no solo se ven mal sino que son un peligro porque dejan entrar el agua, más materias infecciosas y parásitos como garrapatas, de las cuales las palomas son portadoras.

Por otro parte, los canales de desagüe, también, pueden verse afectados con la cantidad de deposiciones, pues se tapan y desbordan, haciendo que la humedad penetre en las paredes de los edificios y comprometiendo su integridad estructural.

Para los humanos

Son la causa de muchas enfermedades, que tiene origen en los parásitos y virus que portan. Gran parte de estos, se disemina en el ambiente cuando sus excrementos se secan y luego, la materia fecal se transforma en un polvo que puede viajar por la acción de viento, diseminándose por todas partes.

Este polvo no solo va a contaminar el aire y el ambiente, en general, sino que puede ser aspirado por adultos y niños. Además, de otros animales como perros y gatos; pero, también, por los usados, para el consumo humano como reses y cerdos.

Otro lugar, a donde pueden llegar las enfermedades son las huertas, causando que los alimentos queden infectados por clamidia, hongos y bacterias, que luego, pueden transmitirse a los seres humanos cuando se consumen estos alimentos.

Métodos para eliminar a las palomas

Las medidas que se pueden tomar como control de plagas, para eliminar a las palomas son muy diversas y tienen que ver con la cantidad de recursos que se quieran invertir en la prevención del crecimiento de la población de palomas y en la eliminación de las ya existentes.

Sin embargo, hay dos tendencias bien definidas para controlar plagas como esta. La primera es más antigua y trato de implementarse en los años sesenta, cuando las palomas se hicieron problema para salud pública.

Consiste en el envenenamiento y caza de los animales, pero se ha comprobado que este método no funciona, porque la población de aves de igual manera se incrementaba pasado un año. Este método, además de cruel e innecesario está prohibido como técnica de control de plagas y otras ciudades.

Lo que sí ha funcionado, es la prevención; lo que se busca es hacer decaer el número de palomas controlando su reproducción. Esto se puede lograr, mediante la administración de sustancias que no permiten la fecundación; se le da a las aves mezclado con alimento, que se reparte en los sitios donde se reúnen.

De esta manera se reduce su población de palomas y pueden pasar de una plaga a unos animales curiosos, que se pueden alimentar en el parque y que estarán sanos, porque se alimentan mejor; debido a la falta de competencia para encontrar comida, y que los niños pueden disfrutar sin peligro de contagiarse una enfermedad.