Las luciernagas y sus misterios

11
mar

Las luciérnagas no son unos insectos especialmente numerosos y su presencia suele estar relegada a las calurosas noches de verano, pero gozan de gran popularidad porque cuentan con una característica que las hace únicas: brillan en la oscuridad.

Esto provoca que, al contrario de lo que ocurre con otros insectos, las luciérnagas nos resulten simpáticas hasta el punto de que su presencia no solo no nos parezca molesta, sino que además, nos agrade.

Como decimos, la fama de las luciérnagas está muy extendida pero pocas personas saben qué tipo de insectos son y cómo son capaces de producir luz. La ciencia tiene varias respuestas para estas cuestiones, pero aún no ha sido capaz de desentrañar el misterio principal: de qué manera encienden y apagan estos insectos su  “interruptor interno” a su antojo.

ESCARABAJOS NOCTAMBULOS LUMINOSOS

Si alguna vez has tenido oportunidad de ver uno de estos insectos noctámbulos es posible que la falta de luz o el impacto de su imponente presencia te haya impedido darte cuenta de que las luciérnagas son, en realidad, escarabajos.

Se calcula que existen unas 2.000 especies de luciérnagas y, de ellas, la mayor parte tienen alas, al contrario de los gusanos de luz. Además, las diferencias morfológicas entre machos, hembras y larvas de luciérnaga hace que, en apariencia, unos y otros parezcan especies diferentes. Su hábitat natural se encuentra en zonas cálidas y húmedas, por lo que es fácil encontrarlas cerca de regiones pantanosas.  En España, las luciérnagas tienen una distribución sur-oriental y cuentan con presencia en todas las provincias del territorio nacional menos en las más septentrionales de influencia atlántica.

Una curiosidad sobre estos insectos es que las luciérnagas no consumen ningún tipo de alimento durante la vida adulta. Cuando son larvas consumen tal cantidad de gusanos, babosas y caracoles que acumulan reservas suficientes para sobrevivir el resto de su vida sin comer.

Pero vamos a lo realmente importante… ¿de dónde procede la capacidad de emitir luz de estos insectos? Las luciérnagas cuentan con órganos con propiedades bioluminescentes bajo el abdomen en los que se produce una curiosa reacción química. El oxígeno absorbido por la luciérnaga se combina con una proteína denominada luciferina, que reacciona produciendo luz sin apenas generar calor, provocando el brillo tan singular que caracteriza a estos lampíridos.

La luz de las luciérnagas es intermitente, no brilla igual en todas las especies y titila con diferente intensidad en cada caso. Los científicos aún no han logrado descifrar cómo regulan las luciérnagas el proceso de encendido y apagado de su luz. Este mecanismo sigue siendo un enigma. Tampoco han llegado a un acuerdo claro sobre las funciones de la bioluminescencia. Está demostrado que el brillo es una señal óptica que actúa como reclamo para el cortejo y ayuda a la luciérnaga a encontrar pareja. Sin embargo, existe la teoría de que la luz de la luciérnaga actúa como mecanismo de defensa porque… ¿a qué depredador podría parecerle apetitosa una presa con luz incorporada?

Seguid atentos al blog de Ant Control de Plagas. En las próximas semanas seguiremos compartiendo curiosidades sobre insectos e informando sobre servicios de control de plagas en Madrid.