La fumigación como forma de control de plagas Madrid

Publicado por :
31
dic

Las plagas como los insectos, roedores y microorganismos se encuentran en todas las actividades que y sitios en los que te desenvuelves. Varios de estos agentes contaminantes se caracterizan por ocasionar diversas enfermedades infecciosas, como por ejemplo, la influenza, polio (cucaracha), peste bubónica (pulga) y tenia, fiebre amarilla (mosquitos), salpullido e irritaciones de la piel (ácaros, chinches), tifo y rabia (roedores), entre otras enfermedades. De la misma manera, estas alimañas entran en contacto y acción con diversas materias orgánicas en proceso de descomposición que ocasionan infecciones de distintas clases a los seres vivos en general y al medio ambiente.

Por esta razón resulta pertinente aplicar medidas de control de plagas Madrid como la fumigación para la prevención y posible eliminación de las mismas para evitar así, cualquier tipo de perjuicio causadas por plagas como los microorganismos, insectos y roedores.

¿En qué consiste la fumigación?

La fumigación en general, consiste en una forma de control de plagas que se fundamenta en la utilización de diversos fumigantes. Los fumigantes hacen referencia a agentes químicos que, a presión y temperaturas estables, se encuentra en estado gaseoso y pueden conservar una concentración suficiente para erradicar las alimañas.

Por otro lado, los fumigantes son distinto de los humos (los cuales se refieren a las partículas solidas que se encuentran dispersas en el aire) y de los aerosoles o las nebulizaciones (que consisten en partículas líquidas dispersas en el aire). Por lo general, las gotas y las partículas no penetran en los objetos y tampoco se propagan por el aire de la misma manera que los gases fumigantes. De modo que, estos gases penetran y se difunden por las grietas, ranuras y diversos objetos con el objetivo de eliminar las diferentes plagas en todas las etapas de su ciclo de vida. Cabe destacar que los niveles de erradicación de las plagas pueden lograr niveles por encima del 99%.

Si usas las cantidades adecuadas de fumigantes, lo residuos que dejas son insignificantes. En este sentido, es posible usarlos con cierta seguridad para tratar productos alimentarios. A su vez, debido a su capacidad de penetración podrás usarlos en sitios en los que los polvos, cebos o aerosoles son pocos o nada eficientes, como en algunos huecos u orificios.

¿Cuáles son los principales usos de la fumigación?

La fumigación puede aplicarse en la Industria Alimentaria (frutos secos, harinas, café, legumbres, tabaco, cacao, entre otros) en procedimiento para la erradicación de Insectos de Productos Almacenados (IPA´s).

Por otro lado, puede funcionar como tratamiento de carácter ambiental para el control y la prevención fuertes contaminaciones en materiales apilables y en espacios cerrados (por ejemplo, naves industriales, contenedores, entre otros).

La fumigación como forma de control de plagas Madrid puede ser empleado como tratamiento de la madera contra xilófagos (vigas, muebles, etc.). Además, funciona para el control de topos en jardines y praderas.

Dada su elevado nivel de toxicidad, los productos fumigantes pueden ser usados exclusivamente por profesionales expertos en el control de plagas, como por ejemplo, la empresa Ant Control de Plagas personal. Esta empresa cuenta con personal cualificado, quienes tienen la formación adecuada, la experiencia y los materiales, para llevar a cabo el procedimiento de fumigación.

Ventajas de la fumigación para el control de plagas

Entre los diversos beneficios fundamentales de la acción de fumigar están los siguientes:

1. Ofrecer seguridad y confianza y seguridad de que los diversos productos que se comercializan se encuentren libres de insectos y/u otros agentes infecciosos.

2. Garantizar excelentes condiciones sanitarias en los lugares en los que se aplica la fumigación.

3. Mejorar el nivel de conocimiento sobre normas de salubridad e higiene más adecuadas, y las implicaciones y el tamaño que éstas poseen sobre la vida y los negocios.

4. Reducir el peligro de pérdidas por perjuicios en materias primas, materiales y diversos productos almacenados o de consumo directo.

5. Disminuir el peligro o riesgos de graves enfermedades y epidemias.

6. Reducir la pérdida de cantidad y calidad en productos almacenados.

 

Si posees algún tipo de plagas como insectos, roedores o microorganismos es fundamental que apliques medidas de control de plagas Madrid como la fumigación. De esta manera, podrás evitar graves consecuencias como enfermedades infecciosas o la contaminación del medio ambiente. Asimismo, puedes disfrutar de los diversos beneficios que te ofrece este método para la prevención y erradicación de estas molestosas plagas.