La desinsectación para el control de plagas en Madrid

Publicado por :
31
dic

La desinsectación hace referencia a la aplicación de métodos científicos con el objetivo de luchar contra los artrópodos (arácnidos  e insectos) en sus diferentes etapas, en especial, aquellos que se caracterizan por ser vectores o reservorios de enfermedades transmisibles. Este procedimiento es una forma de control de plagas en Madrid que debe ser científica,  usando productos eficaces; metódica, siguiendo un plan preestablecido; no uniforme y completa, debido a que para cada artrópodo es necesario seleccionar los métodos de acción más duraderos  y el insecticida más apto para su control o eliminación.

Asimismo, al momento de tomar acción contra una alimaña en específico, sean roedores, cucarachas, etc., debe valorarse si se quiere generar un resultado persistente duradero y residual, o, por el contrario, un efecto rápido e inmediato pero poco perdurable, como por ejemplo, en el caso de destruir insectos voladores.

Conoce la plaga

Tomando en consideración los aspectos anteriores al momento de aplicar los tratamientos, estos serán empleados según el período climático en el que se encuentre. Es necesario tomar en cuenta las necesidades que se presente en cada uno para saber cómo proceder en la ejecución de los tratamientos.

A su vez, es fundamental tener conocimiento sobre el nicho ecológico, su morfología y biología de cada especie de insecto, arañas o artrópodo en general. También debes tener en cuenta que la erradicación o eliminación completa de las alimañas es poco posible y que se hace primordial alterar todas las condiciones para que logres impedir el desarrollo y la implantación de la misma en el entorno que deseas controlar.

Medidas de control de plagas

A continuación te explicaremos detalladamente un conjunto de acciones que te permitirán obtener el mejor  control y prevención posible.

Procedimientos mecánicos

Estas acciones hacen referencia a la colocación de barreras físicas con el objetivo de evitar que los insectos entren en contacto con los seres humanos. Ejemplos de barreras físicas pueden ser mosquiteros, mallas metálicas, entre otras. Asimismo, estos procedimientos abarcan la eliminación de basura, desecación de charcas próximas, aspiradores, cortinas de aire, trampas de monitorización y trampas de luz.

Procedimientos químicos

Estas acciones se refieren a la aplicación de diversas sustancias químicas con la finalidad de destruir los artrópodos. Estas sustancias químicas son llamadas, por lo general, como insecticidas. Estos productos son usualmente utilizados para el control de plagas en Madrid ya que constituye una de las maneras más fáciles y rápidas de eliminar o controlar cualquier tipo de insecto como mosquitos, cucarachas, entre otros, además que no suelen ser dañinos para los seres humanos ni para el medio ambiente. Los insecticidas pueden ser definidos como aquellos que producen por ingestión, inhalación o contacto la muerte de los insectos adultos, las ninfas o larvas de especies muy diversas de una forma rápida. Debido a su estabilidad fisicoquímica tiene la capacidad de conservar de manera prolongada esta acción. Asimismo, este tipo de producto no es perjudicial para las personas, ni para los animales domésticos y no daña los enseres o la ropa.

Por otro lado, los insecticidas como una de las acciones usadas para el control y prevención de plagas como los artrópodos (arácnidos  e insectos), también presentan otra clasificación de acuerdo a su manera de actuar. Según su forma de actuación estos se pueden clasificar en estomacales, de contacto y en asfixiantes:

Insecticidas estomacales. Esta clase de insecticida actúa por ingestión. Suelen ser poco usados siendo el más aplicado las formalinas y el sulfato de cobre. En la actualidad poseen una gran relevancia debido a sus formulados en formato “gel”, los cuales facilita una aplicación limpia y sin riesgo para la salud de las personas.

Insecticidas de contacto. Estos se caracterizan por penetrar por medio de la epicutícula fundamentándose en la disolución en los lipoides de esta. Esta clase de insecticida en su mayoría, es usada en los tratamientos programados. Presentan una gran estabilidad fisicoquímica ante las diversas alteraciones atmosféricas, haciendo que su acción dure mucho en el tiempo. Además, son altamente tóxicos para los insectos, generalmente son insolubles en el agua, sin embargo, suelen ser solubles en las grasas.

Métodos asfixiantes. Estos métodos tienen como objetivo principal privar al artrópodo del aire que necesita para respirar. Entre los más conocidos se encuentran los aceites minerales, en especial para las larvas y el petróleo. Asimismo, su actuación coadyuvante con los demás insecticidas es muy relevante.

Estos son algunos de los procedimientos usados en la desinsectación que permiten prevenir, controlar e eliminar los diferentes tipos de artrópodos (insectos y arácnidos) en sus distintas fases, sobre todo, aquellos artrópodos reservorios de enfermedades infecciosas. Puedes aplicar tu mismo cada uno de estos tratamientos o solicitar asesoría a profesionales expertos como la empresa Ant Control de Plagas en Madrid para que hagan el trabajo por ti.