Errores comunes al hacer control de plagas las Rozas

Publicado por :
31
dic

En algunos casos, la erradicación de insectos y roedores no es provechosa porque no se realizó de acuerdo a las estrategias adecuadas para lograr un resultado eficaz, cometiendo errores durante las diferentes fases que implica el proceso. Por ello, es conveniente revisar cuáles son los errores comunes que se efectúan al respecto para así evitarlos y poder hacer un efectivo control de plagas las Rozas, con Ant control de plagas.

La erradicación de plagas es un procedimiento que requiere de mucha rigurosidad para poder ser efectivo. De allí que sea muy importante cumplir con una serie de pasos y procedimientos de forma correcta, porque sino la técnica representará para la persona una pérdida de tiempo y dinero.

Muchas personas se aventuran a hacer este procedimiento sin tener la asesoría necesaria para llevarlo a cabo, este viene a ser el error fundamental que se comete, ya que de allí se originan todas las demás fallas durante la realización del control de invasiones.

Emprender el proyecto sin asesoría

Este el principal error que comenten quienes desean erradicar invasiones. Se trata de emprender el proyecto sin tener la asesoría adecuada para hacerlo. De allí se derivan todos los errores inherentes a la eliminación de insectos y roedores, ya que como primer paso no se hizo un estudio de caso completo sobre la situación.

El estudio de caso es el elemento clave para tener un control de plagas las Rozas optimizado, porque allí se hace una inspección completa de la zona afectada, con el fin de ofrecer un diagnóstico que de cuenta del tipo de plaga que ha invadido el lugar, la selección del insecticida adecuado, la dosis a aplicar, si la zona amerita de reparaciones y los cuidados posteriores a la fumigación.

Usar sustancias químicas inadecuadas

El uso de sustancias químicas inadecuadas tiene grandes consecuencias no solo en el proceso de fumigación, sino para la salud de la persona que aplica el producto y su familia. Por esto, es fundamental saber qué tipo de plaga hace la invasión, y cuál es la composición química del insecticida.

Por ejemplo, si la plaga podía eliminarse con una sustancia proveniente de una fuente natural, pero usaste una con potente fórmula química, puede ser que resuelvas el problema de la plaga, pero ahora corres el riesgo de perjudicar tu salud.

Igualmente, puede ocurrir que utilices un insecticida recomendado para usarse en espacios exteriores y los has aplicado en un lugar cerrado, todos esos detalles pueden ser controlados con un equipo adecuado de profesionales que te ayuden a elegir la sustancia adecuada.

Administrar dosis en cantidades incorrectas

Comúnmente las personas proceden a aplicar sustancias insecticidas sin leer la etiqueta del producto. Al aplicar una dosis incorrecta, las consecuencias pueden poner e riesgo la salud de las personas que habitan en la zona afectada. Así, puede ocurrir que aplicas una dosis que supera el doble de lo recomendable, o por el contrario, administres una cantidad insuficiente y no consigas los resultados que esperabas.

Manejo erróneo de las sustancias

En el caso de que hayas elegido bien los insecticidas, si no tienes la información suficiente sobre cómo manejar las sustancias, puedes tener resultados muy negativos. Si aplicaste el producto y procedes a envasar la sustancia restante, un error bastante peligroso, es el hecho de cambiar los envases donde se almacena cada sustancia.

Muchos accidentes de envenenamiento han ocurrido porque se emplean envases de bebidas para guardar las sustancias de control de plagas las Rozas, así que debes procurar almacenar lo que te ha sobrado en los envases originales. Sin embargo, te recordamos que esto no ocurriría si buscas asesoría para calcular la dosis correcta a aplicar.

Falta de protección al aplicar el producto

Aunque parezca irrelevante, no puedes centrar la atención solo en los aspectos externos del proceso, también debes cuidarte a ti, esto implica que debes protegerte con el equipo de seguridad adecuado para aplicar el producto y para eso unos guantes no son suficientes. Necesitas un equipo de protección especial para que los fuertes insecticidas no entren en contacto con la piel y no perjudiques tu salud.

La protección también debe hacerse luego de la aplicación del producto, tratando de eliminar todos los residuos que deja el procedimiento, para que no entre en contacto con las personas que habitan el lugar e incluso con las mascotas.