El peligro viste de negro (y amarillo)

Publicado por :
10
may

Como empresa de control de plagas en Madrid somos conscientes de la necesidad de aconsejar a los usuarios acerca de los peligros de tener un avispero cerca de nuestro hogar. A continuación le explicamos algunos datos que le ayudarán a conocer mejor a estos pequeños invasores y, además, saber mantenerlos a raya mientras llega la ayuda experta de los profesionales.

Época de actividad.

Las especies españolas autóctonas predominantes son del género polistes (atrimandibularis, biglumis, semenowi, dominula y gallicus) y véspula (vulgaris, germánica…). En los últimos años, la avispa asiática (Vespa velutina nigrotorax) ha hecho su entrada con fuerza en España, llegando a amenazar a numerosas especies autóctonas.

La primavera es la época del año escogida por las avispas para encontrar la mejor ubicación y construir sus avisperos, una vez que salen de su periodo de hibernación. Estos insectos empiezan a crear sus nidos, entre los meses de marzo y mayo, por una especie de peciolo que se va agrandando a distintos niveles. Las avispas, además de por los nidos aéreos o en ventanas, tienen preferencia por hacer avisperos subterráneos, en el interior de piedras o lugares en los que se sientan protegidas.

A finales del verano, cada avispa reina inicia la construcción de otro nuevo nido de gran tamaño en el que se producen alrededor de dos centenares de nuevas reinas y hasta 3.000 obreras.

Cuidado con las picaduras.

De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), cerca de un millón de personas en nuestro país son alérgicas al veneno de avispas y abejas. Con el uso de las vacunas alergénicas se puede llegar a una curación del 98% a largo plazo. Sin embargo, convivir en las inmediaciones de un avispero puede presentar grandes riesgos. Y es que tanto las abejas como las avispas pican cuando sienten una amenaza para sí mismas o sus nidos.

Según la SEAIC la mayor parte de las picaduras se dan entre mayo y septiembre, siendo julio y agosto los meses de más incidencia (las altas temperaturas aumentan la actividad de las avispas).

Al contrario que las abejas, las avispas conservan su aguijón una vez que han realizado la picadura, por lo que pueden atacar en repetidas ocasiones. Además, al picar, las avispas liberan feromonas que conducen a que otros miembros del avispero sientan la necesidad de hacerlo.

Las picaduras pueden generar intenso dolor y edemas. En el caso de las personas alérgicas esta sintomatología se agrava, produciendo, además, palpitaciones, hinchazones en zonas alejadas de la picadura o cerramiento de la garganta y conductos respiratorios.

Consejos a tomar antes de la llegada de los profesionales.

Una vez que detectes un avispero cerca de tu casa, conviene que no te acerques a menos de cinco metros ni que intentes retirarlo por tus propios medios. Si una avispa se posa sobre tu cuerpo, no intentes matarla ni espantarla con movimientos bruscos. Asimismo, no comas frutas ni alimentos azucarados en las inmediaciones de un nido de avispas.

En empresas de control de plagas en Madrid como Ant tenemos años de experiencia en la gestión de colonias de avispas, tarea para la que empleamos los biocidas y herramientas de fumigación más eficaces y los medios técnicos más avanzados para su retirada. Tratamos en todo momento de combinar la eficacia de nuestros tratamientos de control de plagas, en este caso avispas, con el respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad.