De la paz a la peste: La paloma doméstica no tiene lugar en el hogar

Publicado por :
3
jul

A pesar de ser considerada como uno de los símbolos universales de la paz, la paloma es todo menos una entidad pacífica y armoniosa cuando vive en las ciudades. Sus tóxicas evacuaciones las cuales suelen causar no solo deterioro a las fachadas de los edificios en los que colocan sus nidos, también puede ser la causante de varias enfermedades además de acarrear múltiples complicaciones sanitarias.

Por esta razón, hay que estar conscientes que la visita de una integrante de la familia de las Palomas Bravías en el hogar no debe ser motivo de alegría, sino más bien debe ser considerada como la llegada de un invasor con un elevado potencial de riesgo para la salud, algo que requiere ser tratado por especialistas en saneamiento ambiental.

Alimentarlas no sólo las atrae también es ilegal

Uno de los principales elementos que impulsa a una de estas criaturas a establecerse en un edificio residencial es la costumbre de algunas personas a darles de comer.

Esta conducta que puede ser percibida como benevolente, resulta ser algo innecesario porque estas criaturas son capaces de encontrar su propio alimento. Adicionalmente, también se ha  descubierto que, en su proceso de adaptación a la vida en la ciudad, han pasado a ser omnívoras, una cualidad que incrementa las probabilidades de su supervivencia. Esto coloca a cualquier casa desprotegida en posición de sufrir una invasión de ratones o ratas.

También vale la pena destacar que alimentar palomas en la ciudad de Madrid está prohibido, de acuerdo con lo establecido en el artículo 11.4 de la Ordenanza sobre Tenencia y Protección de Animales.

Una fuente de enfermedades y desperdicios

 Armadas con una gran facilidad para crear y reproducirse con gran facilidad, la aparición de esta peste alada en las ventanas de viviendas y edificios se convierte en un problema difícil de controlar.

Sus desechos suelen causar varios niveles de daños, los cuales van desde el aspecto estético de las edificaciones en la que deciden colocar sus nido hasta el contagio de peligrosas enfermedades como la criptococosis, histoplasmosis y psitacosis, las cuales son transmitidas de llegarse a estar en contacto con sus evacuaciones.

Toda esta serie de complicaciones sólo pueden ser resueltas por personal especializado que sepa manejar la situación, usando los métodos o productos necesarios para erradicar la molesta presencia del ave sin que esto conlleve causarle algún daño físico. Para esto, lo mejor es contar con los servicios de una empresa como Ant Control de Plagas, que está comprometida con el bienestar de tu familia y el respeto del medio ambiente.