Conoce los aspectos básicos de los procedimientos de control de plagas

Publicado por :
17
oct

Un procedimiento de control de plagas consiste en la aplicación de técnicas y herramientas de manejo integrado de alimañas nocivas e insalubres en los espacios de residencia y de trabajo, con el fin de neutralizar la propagación de estos organismos, minimizando los riesgos para la salud de las personas y mascotas, así como los daños ocasionados al medio ambiente. Pues bien, la realización de este procedimiento conlleva una serie de aspectos que deben ser considerados para obtener resultados más precisos y efectivos, y Ant Control de Plagas te los hace saber.

Pasos que integran un procedimiento de control de plagas

En Ant Control de Plagas establecemos tres aspectos principales integrantes de nuestras políticas de desinfección de viviendas y oficinas, a saber:

Diagnóstico de la problemática: Lo primero que realizamos en áreas que presentan infestación de plagas es un diagnóstico del tipo y magnitud del problema, de esta manera identificamos y clasificamos el tipo o los tipos de vectores infecciosos con los que vamos a enfrentarnos.

Evaluación de la problemática: Luego se procede a realizar una evaluación y determinación de las causas y factores que han propiciado el desarrollo de las cepas o camadas de plagas que conforman la infestación.

Selección y establecimiento de las medidas de control: En función de la tipología de la plaga con que estemos tratando, se pueden establecer tres medidas independientes o combinadas, a saber:

Control físico: Son todas aquellas actividades que se realizan para prevenir el acceso de las plagas a las viviendas y oficinas, donde no intervenga la aplicación de sustancias o controladores, es decir, se trata de sellar u obstaculizar los conductos que puedan servir a las alimañas para entrar al inmueble, o bien la limpieza e impermeabilización  absoluta del lugar que prive de los medios de subsistencia que necesitan las plagas para desarrollar sus colonias.

Control biológico: Este tipo de control es bastante específico, y por sus características, sólo se aplica en determinados espacios y circunstancias. Consiste en la utilización de organismos vivos que sirven de controladores para eliminar las poblaciones de otros organismos que son considerados plagas. Como se dijo, este sistema es de uso en circunstancias especiales, como en plantaciones agrícolas donde por ejemplo se utilizan determinadas larvas o insectos que depredan áfidos y pulgones dañinos para las plantaciones.

Control químico: Consiste en la aplicación de compuestos biocidas destinados a destruir, contrarrestar, neutralizar e impedir el desarrollo de cualquier organismo nocivo en hogares y oficinas. Estos compuestos activos se distinguen en una gama de productos entre los cuales destacan, los insecticidas, acaricidas, rodenticidas, repelentes y conservantes. Estas sustancias químicas se seleccionan a través de ciertos parámetros que caracterizan la superficie y el medio a tratar, la tipología y magnitud de la plaga, las condiciones de humedad y temperatura, el grado del daño ocasionado por la infestación, entre otros.

Técnicas fundamentales de control de plagas

Las operaciones de control de plaga están compuestas de por lo menos cuatro operaciones concretas, a saber: desinfección, desinsectación, desratización y expulsión de palomas. Siendo las primeras tres operaciones procesos que conjugan distintos tratamientos de fumigación (control químico) y la última, en la mayoría de los casos, consistente sólo en técnicas de captura (control físico).

1.La desinfección

Esta técnica se dirige principalmente a combatir los microrganismos patógenos que transportan las plagas en su cuerpo y pueden ser transmitidos a las personas causando diversos tipos de zoonosis enfermedades por insectos. Este procedimiento se realiza nebulizando, vaporizando, o bien pulverizando ciertos compuestos químicos que son mortales para los microbios, bacterias, virus y hongos que transportan las plagas en su cuerpo; y a su vez, son sustancias de mínimo impacto para las personas, mascotas y medio ambiente.

Generalmente esta técnica se realiza a través de microdifusores, el compuesto es administrado de forma fragmentada, y distribuida homogéneamente en todos los sectores de la casa. La operación consiste en controlar los niveles microbianos dentro de los parámetros establecidos como aceptables desde el punto de vista médico-sanitario.

Ventajas que conlleva la desinfección ambiental en hogares y oficinas

La distribución del desinfectante se realiza homogéneamente, cubriendo todos los espacios y dependencias del inmueble.

Es efectivo en la eliminación de microorganismos peligrosos, incluyendo los más resistentes.

Las opciones de controladores son bastante variadas y de gran eficacia, al mismo tiempo sin inocuos para las personas y animales domésticos.

En caso de utilizar productos que sí podrían, de alguna manera, causar daños en las personas como el bromuro de metilo, la empresa se encarga de medir minuciosamente el grado de toxicidad del ambiente para verificar el momento exacto en que la vivienda puede rehabitarse.

La humedad y el calor fusionados generan un cóctel que favorece el desarrollo de hongos, virus y bacterias. Por esta razón, la desinfección de filtros, rejillas y conductos de aire elimina bacterias y ácaros que podrían transmitir alergias severas y problemas respiratorios, así como enfermedades como la legionelosis.

2.La desinsectación

La desinsectación es una operación que consiste en eliminar determinados artrópodos, principalmente insectos, que son perniciosos para la salud de las personas, a través de medios químicos, físicos o con la aplicación de medidas de saneamiento básico. En este sentido, Ant Control de Plagas desarrolla una política amigable con el ambiente, para ello reemplazamos gradualmente la administración de sustancias tóxica (biocidas), por otros de menor impacto ambiental y más inocuos al contacto con humanos.

Pasos que integran los procesos de desinsectación en los hogares

Determinar el tipo de artrópodo que se está enfrentando y diagnosticar su distribución, ciclo biológico, comportamiento y magnitud de la cepa.

Los insectos xilófagos, es decir, que comen madera, ocasionan danos graves en cualquier estructura que contenga trazas de celulosa como vigas, puertas, ventanas, techos de machihembrado, así como papeles, cartones, tejidos textiles, etc. Lo serio del caso es que no son perceptibles sino has que el daño es ya casi irreversible. De allí la importancia de establecer con qué tipo de antrópodo se está lidiando para seleccionar el tratamiento más efectivo y expedito.

Seleccionar el compuesto específico según los aspectos determinados del punto anterior, y administrar el procedimiento partiendo de la zona donde esté el núcleo de infestación.

Se privilegia el uso de geles y trampas de feromonas que son medidas amigables con el medio ambiente, utilizando la menor cantidad necesaria de compuestos químicos según las características de la plaga.

3.La desratización

La desratización consiste en el procedimiento de exterminio de roedores a través de la evaluación probabilística de infestación, característica de la zona afectada y especia a suprimir; estos aspectos determinan las estrategias a realizar, así como el compuesto biocida, trampas y puntos de cebamiento o captura a instalar.

La empresa debe comenzar por la evaluación de la problemática, estableciendo las causas que la han originado y posibles puntos de acceso a la vivienda utilizado por los roedores. La importancia del control de estos animales es que son agentes transmisores de zoonosis potencialmente mortales para humanos y mascota, el contacto con sus heces, sobre todo en a través de la comida es en muchos casos fatal. El control de roedores puede establecerse desde dos aspectos fundamentales, a saber:

Desratización pasiva: Es una estrategia principalmente preventiva, tendiente a impedir que los roedores penetren en la vivienda privándoles del acceso y los medios de vida que buscan para establecer sus cepas. Allí se encuentra la higiene y la obturación de accesos como tuberías sin uso, orificio en paredes, techos, etc.

Desratización activa: Esta estrategia consiste en la administración y empleo de medios físicos, químicos y biológicos integrada. La finalidad de este método es el control de poblaciones, en otras palabras el exterminio físico de estos animales perniciosos.

4.Control de Palomas

Las palomas pueden constituirse en una verdadera plaga si su población crece de una manera desmedida o descontrolada. Sus excretas son altamente destructivas para algunas estructuras arquitectónicas y son transmisoras de enfermedades serias. En este caso la estrategia de control de palomas consiste en ahuyentarlas a través de la captura (control físico). Nuestros especialistas son expertos en dar un tratamiento adecuado a esta plaga, capturándolas y reubicándolas, lo que significa que aplicamos una política inofensiva para las aves, pero probadamente efectiva.

En caso de que desees o necesites optar por nuestros servicios, te invitamos a comunicarte con nosotros a través de nuestra página web, y conozcas nuestros servicios y programas, a través del contacto directo con nuestro equipo de expertos, para que juntos determinemos las estrategias a seguir y mantengamos tu casa u oficina libre de plagas.