Conoce las plagas más comunes en tus plantas y cómo eliminarlas

Publicado por :
18
feb

Las plagas en las plantas pueden llegar a convertirse en un dolor de cabeza para los amantes de los jardines, ya que los insectos impiden tener este espacio lleno de hermosas y coloridas plantas en cualquier época del año. Al momento de llegar la humedad y las temperaturas aumentan, las plagas comienzan a aparecer y a hacerse cada vez más fuertes y a apoderarse de tus espacios. Es por ello que es puntual que conozcas cuáles son las plagas más frecuentes de tus plantas para de esta manera poder detenerlas y evitar que tu cultivo se deteriore, recordando siempre que la mejor manera de exterminar hormigas es fumigando en casa.

Las hormigas y los pulgones: la principal amenaza para tus plantas

Las plagas de hormigas son una de las más comunes, no obstante cuentan con algunas características que las hacen únicas. En todo el planeta se conocen alrededor de unas 10.000 especies de hormigas. En especial predominan en los bosques tropicales, e inclusive en determinados lugares pueden suponer hasta la mitad de la población de insectos, podríamos entonces estar hablando no únicamente de bosques o selvas, sino también de tu hogar.

Las hormigas pueden llegar a ser muy similares a las termitas, y ambas plagas son generalmente confundidas, en especial por inquietos propietarios de hogares y de jardines en este caso. No obstante, este tipo de plagas (las de hormigas) tienen una cintura muy estrecha ubicada entre el abdomen y el tórax, mientras que  las termitas no. Asimismo, las hormigas tienen grandes cabezas, antenas articuladas y unas mandíbulas muy poderosas. Estos insectos forman parte del orden de los Hymenoptera, el cual también incluye a abejas y avispas.

Las hormigas son plagas hipersociales las cuales suelen convivir en comunidades que están organizadas bajo la tierra, en árboles o en túmulos a nivel del suelo. Las hormigas carpinteras pueden dañar edificios ya que viven en la madera. Algunas especies, como las hormiga soldados, desafían a las normas y no tienen hogares permanentes.

Por su parte los pulgones forman parte de una familia de insectos hemípteros, los cuales están encuadrados en el suborden Sternorrhyncha. Este tipo de plagas son pequeñas y su morfología es un poco variada, universalmente se les conoce como pulgones, sin embargo hay que aclarar que no guardan ninguna relación con las pulgas, ni por su manera de vivir ni por su parentesco, ya que diferencia de aquellas, los pulgones son parásitos de plantas angiospermas.

Cuando aumentan las temperaturas, los pulgones aparecen, especialmente en tus plantas. Estos son insectos diminutos como ya mencionamos anteriormente y que se alimentan de la savia y toman todos los nutrientes que tendrían que llegar hasta las células de las plantas. Generalmente, se pueden encontrar en la parte trasera de las hojas nuevas, y si no son eliminados rápidamente mediante procesos de fumigación, son capaces de reproducirse muy rápidamente y entonces hacen que la planta pierda color, se deforme y muera.

Los pulgones son protegidos especialmente por las hormigas, las cuales atacan principalmente los tallos durante las temporadas de otoño y cuando hay más humedad. Sin lugar a dudas la mejor manera para eliminarlos es mediante los procesos de fumigación, ya que de lo contrario mediante insecticidas puedes también acabar con tus plantas, mientras que el veneno que se usa en la fumigación no hace que muera tu vegetación, únicamente la plaga presente.

Las moscas blancas y las cochinillas

Los aleuródidos (Aleyrodidae) forman parte de una familia de insectos hemípteros, los cuales son popularmente conocidos como mosquitas blancas o simplemente moscas, las cuales causan grandes daños especialmente en las plantas cultivadas, razón por la que que son consideradas plagas para los jardines y la agricultura.

Hoy en día se presume que existen unas 1.556 especies de mosquita blanca, la mayoría de ellas se alimentan de variadas especies de plantas, generalmente siendo específicas para las plantas que atacan. Sin embargo no todas las 1556 especies son dañinas para la vegetación, sólo unas cuantas de ellas, entre las que podemos mencionar:

  • Mosquita blanca del camote – Bemisia tabaci (Gennadius)
  • Mosquita blanca de los invernaderos – Trialeurodes vaporariorum Westwood
  • Mosquita blanca algodonosa (MBA) – Aleurothrixus floccosus (Maskell)
  • Mosquita blanca de la hoja plateada – Bemisia argentifolii

Estas especies atacan además a una gran variedad de plantas silvestres, cultivadas y ornamentales. La mosquita blanca de la hoja plateada ataca a más de 500 especies de plantas. El complejo de dicha mosca se ha transfigurado a partir del año 1990 en una plaga de importancia a nivel de todo el planeta. Las moscas blancas son insectos del orden de los hemípteros, grupo al que pertenecen otro tipo de insectos como los pulgones, los periquitos, los psyllidos, las escamas, las chicharritas y las chicharras o cigarras, entre otros. Los estados de desarrollo de la mosca blanca son huevo, cuatro instares ninfales y el adulto.

Por su parte las cochinillas, son también conocidas como Chanchito de Tierra, con frecuencia son consideradas como un insecto, no obstante, este tipo de animal es un crustáceo terrestre.

En países como Estados Unidos, es muy común encontrar 2 tipos de ellas: Porcellio laevis (Koch) y Porcellio scaber(Latrelle).

Las cochinillas de la humedad son planas, tienen forma oval y miden aproximadamente 3/8 de pulgada de largo. Cuentan con dos pares de antenas y siete pares de patas. Sus cuerpos están compuestos por varios segmentos. De las cochinillas son además confundidas con otro tipo de crustáceos, llamados Bichos Bolitas, los cuales se asemejan a  las cochinillas de la humedad,  sin embargo  tanto su comportamiento como su apariencia son distintos.

Por ejemplo, las cochinillas de la humedad no pueden enrollarse en sí mismas cuando son amenazadas mientras que los bichos bolitas sí cuentan con dicha capacidad. Inclusive las cochinillas de la humedad cuentan con dos apéndices que parecen colas y los bichos bolitas simplemente no las tienen. Las cochinillas viven en lugares húmedos ya que no son capaces de retener agua en su organismo. En exteriores ellas se refugian debajo de troncos, macetas y contendores de basura.

Las cochinillas se desenvuelven en lugares secos, y aparecen en plantas interiores durante las temporadas de invierno, mientras que en las temporadas de verano se presentan principalmente en las plantas de exterior. Este tipo de plaga succiona la savia y tanto los brotes nuevos como las hojas, por lo que dejan manchas blancas y marrones, al igual que una sustancia viscosa que encanta a los hongos. La mejor manera de acabar con ellas es mediante fumigación, ya qye de esta manera mueren envenenadas.

Por su parte la mosca blanca aparece justamente cuando hay humedad y altas temperaturas, este tipo de plaga coloca sus huevos en la parte trasera de las hojas, luego las pica y de esta manera se alimenta de la savia. Para acabar con ellas, hay que contactar servicios de fumigación, los cuales gracias a su potente veneno las mata sin acabar con tus plantas.

Los gusanos y los moluscos

Los gusanos son plagas de cuerpo blando y de forma larga, su cabeza no se diferencia del resto del cuerpo ya que no sobresale, sin embargo cuenta con y órganos de los sentidos y una región cefálica con masa nerviosa.

 Los gusanos no  poseen patas ni esqueleto y pueden vivir tanto en la tierra como en el agua y se clasifican en diferentes grupos: Anélidos, Nematodos y Platelmintos. Actualmente se han llegado a conocer unas veinticinco mil especies diferentes, sin embargo se calcula que pueden existir unas quinientas mil. Más de la mitad de ellos  son parásitos.

Los principales moluscos que puedes encontrar en tus plantas son los caracoles y las babosas, plagas que además no cuentan con patas, ellas usan su propio cuerpo para desplazarse a través de estiramientos y contracciones, al igual que los gusanos. Los moluscos forman parte de la familia de los gasterópodos, los cuales están provistos de una cocha espiral, la cual en el caso de los caracoles, les funciona como refugio y en el caso de las babosas usan una especie de engrosamiento dorsal. Durante la noche presentan el máximo de actividad cuando la tierra está mojada y la atmósfera húmeda.

El  daño que pueden llegar a causar es equivalente al de las orugas, sin embargo y aunque su presencia se destaca por el rastro plateado de su baba, la cual van dejan mientras caminan, cuando es excesivo el rastro y los daños producidos, podemos identificarlo como una plaga de caracoles. Aunque solo localicemos a los más pequeños de la especie, lo cierto es que pueden ser tan voraces como los caracoles adultos, realizando grandes daños en nuestras plantas o brotes nuevos.

Mientras que los gusanos atacan a los bulbos de las plantas, las babosas y caracoles se centran específicamente en los brotes de las hortalizas, las verduras y las frutas, dejando de esta manera un rastro tóxico y mucoso para las plantas. Los insecticidas en grano o aserrín alrededor de las plantas pueden acabar con estas plagas, sin embargo la opción más recomendable es la fumigación ya que acaba directamente también con sus huevos, su efecto dura mucho más tiempo y alcanza una mayor extensión de terreno.

Oruga del tomate o Heliothis

De igual modo son muchas las especies que se conocen de Heliothis. Las alas de la parte frontal son de un tono tostado y prácticamente son lisas, en ellas destaca una mancha en forma de círculo y otra arriñonada pero no en la base del ala. La principal característica de las orugas es una mancha en las alas traseras. Las larvas cambian mucho, y se conocen por su alimentación. Es muy común que se confundan con la larva de Pieris, ya que con formol pierde el color verde característico, pero la principal diferencia es que la Heliothis no tiene pelos y la oruga sí.

Las orugas suelen invernar en estado de crisálida, generalmente aparecen durante la primavera, los huevos son muy llamativos ya que son blancos y con forma de cúpula. Por su parte las larvas se alimentan de la parte aérea y prefieren comer sorgo y maíz. Las orugas son una plaga con gran capacidad de supervivencia, sus larvas son muy esbeltas, no tienen pelos, y son además son muy feroces. Cuando son más grandes desarrollan gran resistencia a los insecticidas, por lo que la mejor manera de exterminarlas es mediante fumigaciones.

Si las condiciones del ambiente no son  favorables, las orugas emigran, mientras que si la situación es más grave puede entrar en diapausa invernal. Este tipo de plagas suelen tener tres generaciones. El principal daño que produce esta plaga es que ataca a cultivos de alto costo como el pimiento tomate, algodón y el clavel. Y con frecuencia atacan a la parte más delicada de los cultivos.

Las plagas de hormigas, gusanos, moscas blancas u orugas pueden llegar a acabar con los jardines y cosechas que con tanto esfuerzo se han producido, es por ello que te recomendamos que apenas notes la presencia de alguna de estas plagas nos contactes, ya que podremos salvar a tiempo tu cosecha y no habrá daños mayores.

Redactado por: MARA

Número de palabras: 1824

Fuentes principales:

hogar.uncomo.com/articulo/cuales-son-las-plagas-mas-comunes-en-las-plantas-10243.html

plantas.facilisimo.com/reportajes/diseno-jardines/las-plagas-mas-comunes-de-nuestro-jardin_735422.html

ecoterrazas.com/blog/protege-tus-plantas-las-plagas-mas-comunes/

nationalgeographic.es/animales/insectos/hormiga

Fuentes secundarias:

wikipedia.org/wiki/Aleyrodidae

es.orkin.com/otras-plagas/cochinilla-de-la-humedad/

extertronic.com/shop/es/module/smartblog/details?id_post=10&controllerUri=details

html.rincondelvago.com/plagas-agricolas.html

Aporte al lector: se le brinda de manera detallada y sencilla cuáles son las principales plagas que atentan contra los jardínes de los hogares y cualquier tipo de plantación, de igual manera se destaca la más adecuada manera de extinguirlas.