Comprende la importancia del uso de cebos para eliminar insectos

Publicado por :
8
may

Uno de los métodos más efectivos para eliminar cualquier tipo de plagas es el uso de cebos, el cual  confunden por alimento, y en realidad consumen una serie de venenos altamente mortales para ellos.  Ant Control de Plagas recomienda este método porque es fácil de usar y tiene gran efectividad para eliminar plagas desde el interior de sus nidos o colonias.

Es un método de fácil de acceso debido que hay diversos productos comerciales, pero en caso de necesitar el cebo más efectivo del mercado, debes acudir a los especialistas de Ant Control de Plagas quienes tienen sus propios equipos y químicos necesarios para  erradicar de forma efectiva cualquier especie como hormigas, termitas, roedores y otros más.

Es un método fácil de usar

El cebo comercial por lo general viene en gel, por lo que es de fácil uso porque puedes tener el control de la cantidad que deseas esparcir en las zonas. Este producto es altamente venenoso para el humano por lo tanto se recomienda usarlo en zonas donde sus hijos y mascotas no puedan tener acceso al veneno.

Propaga el veneno al interior del nido

El cebo insecticida al ser colocado en zonas adyacentes a los nidos de los insectos o roedores, llamará la atención de esas especies y lo consumirá, pero sin notarlo estará llevando consigo un veneno potencialmente mortal para ellos y sus acompañantes en nidos o colonias.

Eliminas el problemas desde adentro, por lo que es general ver a esas plagas invasoras perecer tanto dentro de su escondite como en zonas cercanas. En caso de los insectos, el cebo es totalmente diferente al de los roedores ya que para el primero el químico afectará su caparazón, lo que dejará sus órganos internos sin protección y morirán en cuestión de días, además de dañar seriamente su estructura interna.

Además de plagas como insectos, el control de ratas con el uso de cebo es altamente recomendado, debido a que esos químicos están compuestos de sustancias que dañará totalmente los órganos internos del animal, dejándolos sin posibilidad de sobrevivir una vez lo consuma.