3 razones para controlar la plaga de palomas en tu hogar

Publicado por :
31
ago

Por muy pacíficas que puedan parecer las palomas, en realidad son más dañinas de lo que imaginas, y es que son capaces de transmitir más de 40 enfermedades, causar problemas higiénicos y destruir monumentos y edificaciones. Cuando esta terrible plaga se adueña de tu hogar, lo mejor que puedes hacer es contratar una empresa de fumigación como Ant Control de Plagas y olvidarte de ellas para siempre.

Transmiten más de 40 enfermedades

La paloma es un animal con un significado simbólico, con connotaciones positivas en la mayor parte de las culturas, sin embargo puede que no sea tan pacífico como todos creen, a pesar de su apacible figura. Las palomas son capaces de transmitir múltiples enfermedades infecciosas, inclusive con consecuencias fatales debido a daños pulmonares, neumonías, hepatitis o hasta afecciones cerebrales.

Hongos, bacterias y parásitos son transmitidos por sus plumas, su excremento y otros agentes de estas aves. Los más afectados son los niños, los adultos mayores, los enfermos de cáncer, personas infectadas con VIH, enfermos de cáncer y diabetes ya que sus defensas están disminuidas y son más propensos a que cualquier enfermedad o infección los afecte más fuerte que a una persona sana.

El mayor peligro que representan las palomas lo constituye el contacto directo con los excrementos y la inhalación de ellos en forma de polvo microscópico. Como ya se mencionó anteriormente, son capaces de transmitir más de 40 enfermedades, entre las que podemos destacar la salmonelosis, colibacilosis, criptococosis e histoplasmosis. Allí radica la importancia de contactar una empresa de fumigación para que elimine este incoveniente.

La histoplasmosis es una de las más frecuentes, y es una enfermedad respiratoria que proviene del crecimiento de hongos en los excrementos de este tipo de aves, cuando un humano adquiere la enfermedad puede que no presente ningún síntoma o sienta escalofríos, fiebre, tos, dolor de pecho e incluso llegue a causarle daño pulmonar severo.

Una de las enfermedades más peligrosas que transmiten las palomas y que representa una razón por la que es importante controlar este tipo de plaga, es la Encefalitis de San Luis, la cual consiste en la inflamación del sistema nervioso que causa somnolencia, fiebre y dolor de cabeza. Pero esta enfermedad puede ser aún más grave y causar parálisis, coma y finalmente la muerte. Generalmente las personas mayores de 50 años son las que pueden verse más afectadas.

 De igual modo, las plagas como las palomas son  portadoras de ectoparásitos como piojos y garrapatas, los cuales pueden afectar no sólo a los seres humanos sino también a las mascotas de la casa como perros o gatos.

La alveolitis alérgica o también conocida como la enfermedad del pulmón de la paloma también puede ser transmitida por esta ave que parece ser tan inofensiva. Se puede presentar de manera abrupta o paulatinamente provocando una infección de pulmón como consecuencia de una reacción de hipersensibilidad a las plumas o al polvo fecal. Su primer síntoma es la tos, la cual a lo largo del tiempo genera alteraciones en el pulmón y luego el daño puede ser irreversible.

Causan problemas higiénicos

Las palomas son una vía de contaminación de alimentos, tanto crudos como cocidos, ya que son portadoras de microorganismos tales como: hongos, bacterias, virus, clamidias, rickettasias. Los daños provocados por las deposiciones de palomas son múltiples, especialmente en aquellos lugares de difícil acceso.

Igualmente es muy poco higiénico cuando los espacios de nuestro hogar, especialmente los muebles ubicados en áreas verdes o las paredes están llenas de heces de paloma, no únicamente es de mal gusto y se ve estéticamente desagradable, sino que los niños pudieran llenarse y terminar infectados, allí radica la importancia del control de palomas en tu hogar.

Destruyen monumentos y edificaciones

En las casas en las que las palomas anidan en los entretechos la situación puede ser realmente desastrosa, ya que con el tiempo van depositando una gran cantidad de excremento y como consecuencia de la acción corrosiva de su orina se deteriora el cielo de las habitaciones causando así el ingreso de parásitos y/o excremento. Finalmente el peso de las deposiciones cede y va cayendo al interior de la habitación, permitiendo así el ingreso de pichones, huevos y hasta palomas muertas.

Puede parecer sorprendente pero en un plazo de 4 o 5 años, las palomas son capaces de depositar entre 400 y 600 kilos de excremento, incluso existen casos como los de colegios y empresas en los que las palomas han tapado por completo las canaletas y el agua se desborda como resultado de ello.

El excremento de las palomas contiene elementos químicos como sulfatos, nitritos, sulfitos, ácido úrico y fosfórico que contribuyen y sirven de medio para el desarrollo de hongos y bacterias que son capaces de destruir piedra, pintura etc, por lo que cualquier casa, fachada, monumento o edificio se verá notablemente afectado y deteriorado por la presencia de las palomas.

Si tu inmueble cuenta con un aire acondicionado debes tener también sumo cuidado, ya que normalmente estos aparatos son usados como lugares para anidar y descansar, por lo que se encuentran llenos de excrementos, y por la acción del ventilador del equipo de aire emiten el ingreso de polvo de heces y destruyen el filtro de la unidad, tras esto las personas que se encuentran en el interior de la casa u oficina respirará aire contaminado.

Las concentraciones salinas provenientes de los excrementos de las palomas, interactúan con la piedra porosa que se usa en la construcción y se cristaliza en los poros de caliza, de este modo produce presiones que disgregan el material y ocasionan daños en las edificaciones.

Si has detectado en tu casa la presencia de algún nido de palomas, lo más recomendable es contactar una empresa de control de cucarachas y cualquier tipo de plaga, ellos son los más indicados para hacer que se vayan de tu propiedad y evitar cualquier tipo de enfermedad, que destruyan tu infraestructura o problemas de índole higiénico.